Visitar una Granja Escuela, es una oportunidad que no se puede dejar escapar, para acercar el entorno natural a los niños: nuestro centro, mitad granja mitad espacio pedagógico, sirve de puente con la historia y las tradiciones rurales: los oficios antiguos, las costumbres, el contacto con animales que no están en su día a día , etc.

Nuestra granja escuela no es un escaparate que el pequeño vaya a observar pasivamente, es un lugar de aprendizaje activo, en los que va a tocar arremangarse, preguntar y colaborar en tareas que implican atención, cuidado y algo más que tomar apuntes.

No se sale a la pizarra para demostrar conocimientos , las aplicaciones de la teoría se manifiestan al plantar, regar, dar de comer a los animales, recolectar, etc.

Será una experiencia distinta a la que están acostumbrados en su día a día, ya que en esta ocasión está permitido tocar, acariciar, saltar, correr, y sobre todo disfrutar.

Trabajamos en tres áreas para lograr que la experiencia sea diferente:

  • La huerta

Es una herramienta educativa primordial en la granja escuela. Según la época del año cultivaremos en ella diferentes verduras y hortalizas.

Con el trabajo agrícola aprenderán las dificultades y dependencias tierra-clima y conocerán las soluciones que el hombre ha dado a este problema, como por ejemplo, técnicas de desarrollo de semillas, de cultivo, de aprovechamiento del agua…

Aprenden a discriminar entre los diferentes árboles ya que tenemos casi todos los frutales. Esto les permite además de tener un contacto directo con ellos, distinguir sus hojas, sus frutos…

En esta visita tienen la posibilidad de sentir la tierra entre sus dedos, plantar las semillas, abonarlas, escavar, recoger…. Esta experiencia es distinta, ya que aprenden algo más que a ser meros observadores.

  • La granja

Sin duda es el área estrella de las visitas a la granja escuela. Los niños disfrutan y aprenden de este área de una manera especial, ya que en muchas ocasiones es el primer contacto que tienen con algunos de los animales que tenemos en nuestra granja. Por ello, hemos hecho un esfuerzo por tener una amplia muestra de los animales tradicionales de nuestro entorno.

En este marco es posible desarrollar una rica variedad de actividades con los niños en diferentes campos. La alimentación , cuidado y limpieza de los animales domésticos, el nacimiento de sus crías, así como la obtención de productos imprescindibles para el hombre, hacen que los niños disfruten mucho en sus estancias.

Este ámbito le permite al niño percibir lo que ocurre a su alrededor  con todos los sentidos: acariciando con sus manos la lana de una oveja, gozando con sus ojos de la belleza de los animales, escuchan la experiencia de las personas que los cuidan, les dan de comer, etc.

Todo esto deja sus huellas en el niño y es nuestra tarea, con ayuda de profesores y padres lograr que todas estas impresiones queden positivamente registradas.

Interrelacionarse con las gallinas, las vacas, las cabras, las ovejas, los conejos, los patos, las ocas, los burros….Saber qué comen estos animales, qué hábitos tienen, cuánto tarda en nacer un pollito, cuánto tiempo está un potro en el vientre de la yegua…. Les permite vivir una experiencia única e irrepetible

 

  • Los talleres

Con los talleres se fomenta la creatividad de los niños y su destreza manual  aumenta. En La Salle disponemos de un amplio abanico de talleres adaptados a los diferentes niveles que visitan nuestras instalaciones.

Los niños forman parte activa de los diferentes talleres que llevamos a cabo, de manera que tienen la posibilidad de crear sus talleres de la forma que más les guste, esto hace que los talleres sean totalmente distintos en función del grupo que nos visite.

Si no disponemos de un taller que se ajuste a las necesidades del grupo no dudes en ponerte en contacto con la coordinación de la granja y ellos te diseñarán las actividades que se adapten al tema que creas más interesante trabajar en este entorno tan diferente para los niños.

 

 

La visita o la estancia no se limita a las actividades antes mencionadas, es mucho más. Es un espacio donde los participantes conviven durante unas horas o unos días: muchos es la primera vez fuera de casa….por eso la granja escuela es también un espacio de convivencia, de encuentro, de compartir.

Por eso, en granja se viven juegos nocturnos, veladas, dinámicas de grupo… son actividades importantes porque nos ayudarán a convivir y a crecer, reforzando la autonomía en las actividades básicas, fomentando la responsabilidad y esfuerzo para lograr un objetivo común, en el que todos han puesto su granito de arena.